Degeneración macular relacionada con la edad.

La degeneración macular relacionada con la edad es un trastorno que afecta principalmente a la retina central, la región que llamamos mácula.

Ocurre principalmente en adultos mayores y su prevalencia aumenta progresivamente con la edad, por lo que se utiliza el término degeneración macular relacionada con la edad: DMRE.

Es un proceso degenerativo que se da en la mácula, más específicamente en las regiones externas de la retina neurosensorial, que comprenden los fotorreceptores, el epitelio pigmentario de la retina, que es justo la capa opuesta a los fotorreceptores, y la capa más interna de la circulación del ojo, que es una parte de la coroides, que se conoce como coriocapilar.

Este bloque de tejidos es fundamental si se quiere  ver con normalidad, y la región que afecta la DMRE,  comienza a mostrar cambios degenerativos.

Por debajo de los 50 años, normalmente no se ven signos de degeneración en la mácula de ninguna de las personas.

A partir de los 50 años empiezan a aparecer los signos más tempranos, consistentes en pequeños depósitos amarillentos, que se conocen como druzen o drusas, y su prevalencia ronda el 0-3 a 5%.

Por lo tanto, la prevalencia es muy baja a medida que uno envejece.

A partir de los 70 años la prevalencia aumenta, y cuando se encuentra en la octava década de vida, la prevalencia aumenta alrededor del 35%.

Así, se trata de un aumento bastante alto de estas características degenerativas que denominamos DMRE.

Este cuadro tiene un espectro.

En las etapas muy tempranas de la DMRE, cuando sólo hay pequeñas drusas esparcidas en la parte posterior del ojo, los pacientes generalmente son asintomáticos y sólo se ve si acude a un examen ocular de rutina, con su oftalmólogo.

La gran mayoría de las personas con estos cambios tempranos nunca tendrán dificultades a medida que envejecen.

Pero una proporción progresará con el tiempo a una etapa que llamamos DMRE intermedia, donde los Druzen se hacen más grandes, la mayor cantidad aumenta en la zona macular, por lo que es una lámina de material que se acumula en la retina neurosensorial, y también estos grumos, colecciones llenas de baches, que son los grandes Druzen que comienzan a presionar contra los fotorreceptores. Se puede ver muy fácil en exámenes clínicos.

En esa etapa, muchos pacientes se quejarán de una capacidad reducida para adaptarse cuando pasan de condiciones de luz a condiciones de iluminación más reducida, como ir a un cine o a una habitación oscura.

Les resulta difícil adaptarse y evitar los obstáculos.

Las dos manifestaciones tardías están asociadas con la pérdida de la visión central y la atrofia geográfica y la DMRE húmeda.

La mayoría de las personas con DMRE tienen DMRE seca (también llamada DMRE atrófica).

Aquí es cuando la mácula se adelgaza con la edad.

La DMRE seca se produce en 3 etapas : temprana, intermedia y tardía.

Por lo general, progresa lentamente durante varios años.

No existe ningún tratamiento para la DMRE seca tardía, pero puedes encontrar formas de aprovechar al máximo la visión que queda.

Si la afección de esta entidad tardía es en un solo ojo, se deben tomar medidas para proteger el otro ojo.

La DMRE húmeda (también llamada DMRE neovascular avanzada) es un tipo menos común de DMRE tardía que suele provocar una pérdida de visión más rápida.

Cualquier etapa de la DMRE seca puede convertirse en DMRE húmeda, pero la DMRE húmeda siempre es una fase tardía.

Ocurre cuando crecen vasos sanguíneos anormales en la parte posterior del ojo y dañan la mácula.

Existen opciones de tratamiento disponibles para la DMRE húmeda.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la degeneración macular relacionada con la edad?

Factores de riesgo modificables y el que siempre destacamos es el tabaquismo.

Por lo tanto, fumar cigarrillos aumenta el riesgo de progresión a DMRE intermedia desde DMRE temprana al doble, y de DMRE intermedia a DMRE tardía, entre tres y cuatro veces.

Otros factores de riesgo modificables son la obesidad, que parece influir, las enfermedades cardiovasculares y la hipertensión.

Algunos de estos también están asociados con la progresión a etapas más graves de la DMRE.

Sin embargo, el riesgo más importante es su genética.

Alrededor del 70% del riesgo de sufrir DMRE proviene de causas hereditarias.

Y sabemos que en las últimas dos décadas nos hemos dado cuenta de que existen ciertos loci genéticos donde hay un grupo de genes que aumentan el riesgo de desarrollar DMRE de manera muy significativa.

Entonces, una vez que se ha diagnosticado la DMRE, si el diagnóstico se ha realizado en una etapa en la que el paciente tiene un riesgo muy alto de degenerar a una DMRE tardía, generalmente se recomiendan cambios de estilo de vida y tratamientos específicos.

Referencia:

https://www.medscape.com/recap/985116

https://www.nei.nih.gov/learn-about-eye-health/eye-conditions-and-diseases/age-related-macular-degeneration

 

Loading

Deja una respuesta

Imprimir
×