Guía de Práctica Clínica para reducir el consumo de alcohol

El uso nocivo de alcohol es uno de los cuatro factores de riesgo prevenibles de desarrollar enfermedades no transmisibles, junto al tabaco, la alimentación no saludable y la inactividad física. Dicho consumo ocupa el tercer lugar entre los principales factores de riesgo de muerte prematura y discapacidad a nivel mundial y es el principal factor de riesgo de muerte y discapacidad para las personas de 15 a 49 años.

En los últimos años, y acompañando la tendencia internacional, se evidenciaron en nuestro país cambios en la modalidad y el patrón de consumo de bebidas alcohólicas en adolescentes, especialmente en las mujeres, con una edad de inicio cada vez más temprana: el 77,1% de adolescentes argentinos de 13 a 17 años consumió alcohol por primera vez antes de los 14 años. Por otra parte, el 19,9% de las personas gestantes refirieron haber tomado bebidas con alcohol algunas veces durante el embarazo y 0,4% haberlas consumido de manera frecuente.

Les dejamos a continuación el link a la Guía de Práctica Clínica Nacional para reducir el consumo de alcohol, que tiene como propósito ofrecer recomendaciones basadas en evidencia de la mejor calidad disponible sobre detección temprana y abordaje del consumo de riesgo y/o perjudicial de alcohol, desde una mirada integral, en el marco de la intervención breve, contribuyendo a disminuir la morbimortalidad, así como la estigmatización y los prejuicios sanitarios y sociales asociados a esta problemática. 

¡Gracias @alejandrinalosasso por proporcionarnos la guía en cuya creación participaste en representación de la FAMFYG!

Loading

avataravatar

Deja una respuesta

Imprimir
×