Menos trabas para acceder a una cirugía Bariátrica (Guía NICE).

Cirugía bariátrica, bajaron el umbral

La nueva guía NICE.

Además, ya no tienen que estar “en general aptos para la anestesia y la cirugía” antes de ser derivados a un servicio especializado en control de peso, que en su lugar realizará esta evaluación.

Una nueva actualización de la guía clínica para la identificación, evaluación y manejo de la obesidad elimina una serie de barreras para que los médicos de cabecera deriven a los pacientes para que sean evaluados para una cirugía de pérdida de peso.

Esto sigue a una actualización anterior de la guía de este año en la sección sobre intervenciones farmacológicas donde se incluyó sobre liraglutida, semaglutida.

La guía anterior, publicada por primera vez hace nueve años, había estipulado que la derivación para cirugía bariátrica sólo debe considerarse una vez que “se hayan intentado todas las medidas no quirúrgicas apropiadas, pero la persona no haya logrado o mantenido una pérdida de peso adecuada y clínicamente beneficiosa”.

Pero esto ahora se eliminó.

La nueva directriz utiliza el término centro especializado en control de peso, que requiere la experiencia necesaria para evaluar a los pacientes, pero no necesariamente debe ser de nivel 3.

Si el equipo decide que el paciente necesita optimización, esto puede ocurrir antes de que se realice la cirugía. Si el equipo decide que no hay necesidad de optimización, entonces el paciente puede proceder a la cirugía mucho más rápido.

La guía también destaca que “los tratamientos farmacológicos pueden usarse para mantener o reducir el peso antes de la cirugía para las personas a las que se les ha recomendado la cirugía”.

Y pretende además aclarar en qué pacientes las intervenciones de cirugía bariátrica pueden ser más beneficiosas.

Las complicaciones de la obesidad tienen una buena  respuesta con la cirugía (por ej. diabetes e hígado graso).

Según NICE, la eliminación de estas barreras a la derivación reducirá la variación en la práctica y aumentará la aceptación en grupos que antes se pasaban por alto.

Sin embargo, esto no significa que más personas vayan a someterse a una cirugía bariátrica, porque pueden decidir que no es adecuado para ellos o que no se les considera clínicamente aptos para la cirugía.

Guía actualizada de julio de 2023:

Ofrecer a los adultos una derivación para una evaluación integral por parte de servicios especializados en control de peso que brinden un manejo multidisciplinario de la obesidad para ver si la cirugía bariátrica es adecuada para ellos si:

  • tienen un IMC de 40 kg/m2 o más, o entre 35 kg/m2 y 39,9 kg/m2 con una condición de salud significativa que podría mejorar si pierden peso (consulte el cuadro 2 para ver ejemplos) y
  • estar de acuerdo con el seguimiento a largo plazo necesario después de la cirugía (por ejemplo, revisiones anuales de por vida).

Considerar la derivación para personas con antecedentes familiares del sur de Asia, China, otros países asiáticos, Medio Oriente, África negra o África-Caribe utilizando un umbral de IMC más bajo (reducido en 2,5 kg/m2) que en la recomendación anterior para tener en cuenta el hecho de que estos grupos son propensos a la adiposidad central y su riesgo cardiometabólico se produce a menor IMC. [2023]

Garantizar que el equipo multidisciplinario dentro de un servicio especializado en control de peso incluya o tenga acceso a profesionales de la salud y de la atención social que tengan experiencia en la realización de evaluaciones médicas, nutricionales, psicológicas y quirúrgicas en personas que viven con obesidad y que sean capaces de evaluar si la cirugía es adecuada . [2023]

Realizar una evaluación integral y multidisciplinaria para cirugía bariátrica en función de las necesidades de la persona. Como parte de esto, evalúe:

  • las necesidades médicas de la persona (por ejemplo, comorbilidades existentes)
  • su estado nutricional (por ejemplo, la ingesta dietética y los hábitos y comportamientos alimentarios)
  • cualquier necesidad psicológica que, si se aborda, ayudaría a garantizar que la cirugía sea adecuada y apoyaría el cumplimiento de los requisitos de atención posoperatoria
  • sus intentos previos de controlar su peso y cualquier respuesta anterior a una intervención de control de peso (como la proporcionada por un servicio especializado en control de peso)
  • cualquier otro factor que pueda afectar su respuesta después de la cirugía (por ejemplo, barreras del idioma, problemas de aprendizaje y condiciones del neurodesarrollo, privaciones y otros factores relacionados con las desigualdades en salud)
  • si es necesario hacer arreglos individuales antes del día de la cirugía (por ejemplo, si necesitan apoyo dietético o psicológico adicional, o apoyo para manejar comorbilidades existentes o nuevas)
  • aptitud para la anestesia y la cirugía. [2023]

Se pueden utilizar tratamientos farmacológicos para mantener o reducir el peso antes de la cirugía para las personas a las que se les ha recomendado la cirugía, si el tiempo de espera es excesivo.

NICE no ha recomendado naltrexona-bupropión (consulte la guía de evaluación de tecnología de NICE sobre naltrexona-bupropión para controlar el sobrepeso y la obesidad). [2006, modificado en 2023]

Referencia:

https://www.nice.org.uk/guidance/lifestyle-and-wellbeing/diet–nutrition-and-obesity

 

Loading

Deja una respuesta

Imprimir
×