Transplante de materia fecal

Al principio parece una idea extraña que la materia fecal de una persona sana pueda desempeñar un papel importante para ayudar a alguien que está enfermo a recuperarse más rápidamente.

Pero cada vez hay más pruebas que respaldan el uso de este tratamiento.

Los trasplantes de materia fecal podrían cambiar el pronóstico de muchas personas con ciertos tipos de inflamación intestinal para quienes la terapia convencional no ofrece una solución fácil.

El trasplante de microbiota fecal implica tomar materia fecal donada por una persona sana, mezclarlos con líquido y, a veces, filtrarlos y luego colocarlos en el intestino del paciente de varias maneras, como por ejemplo mediante una sonda nasogástrica o por videocolonoscopía o en forma de tableta.

Infección por Clostridium difficile

La gastroenteritis por C. diff causa una forma muy grave de diarrea, a menudo en personas que están enfermas por otras razones o que han tenido que tomar antibióticos para tratar una infección.

Se cree que la disbacteriosis causada por la toma de antibióticos hace que algunas personas sean más propensas a contraer la infección.

El tratamiento convencional implica tomar antibióticos para controlar la infección, lo que a menudo funciona muy bien. Pero, dado que el uso de antibióticos a menudo causó el problema inicialmente, no sorprende que alrededor de un tercio de las personas contraigan una infección recurrente a pesar de los repetidos tratamientos con antibióticos.

La evidencia sobre los trasplantes de materia fecal para la infección por Clostridium difficile.

Una reciente revisión Cochrane (abril de 2023) proporciona un resumen claro de la evidencia detrás de los trasplantes de materia fecal para C diff, incluidos seis  ensayos controlados aleatorizados en el que participaron 320 personas.

Las personas que proveyeron las muestras que se utilizaron para el tratamiento no presentaban  infecciones u otras enfermedades que pudieran causar problemas a los donantes, todas las cuales habían tenido dos o más recurrencias de C. diff.

Los resultados fueron bastante buenos: los trasplantes probablemente duplicaron más o menos la probabilidad de estar libre de recurrencia durante los próximos dos o tres meses en comparación con el control. El grupo control incluyó a quienes recibieron placebo, antibióticos estándar, otros controles o ninguna intervención.

A pesar de las muchas razones teóricas por las que el trasplante podría provocar efectos no deseados, en los estudios no se encontró evidencia de ello.

Sin embargo, en general, no hubo suficiente información para sacar conclusiones firmes sobre los posibles efectos no deseados de los trasplantes de heces.

A menudo hay un problema con los nuevos tratamientos y éste no es una excepción. Todos los estudios realizaron el trasplante directamente al intestino, ya sea mediante sonda nasogástrica o mediante una colonoscopia.

Sumado al tiempo que implica la recolección y preparación de las muestras para el trasplante, esto significa que el proceso requiere mucha mano de obra y, por lo tanto, es costoso, por no hablar de las molestias para el paciente.

Las guías inglesas NICE recomienda el tratamiento mediante cualquiera de estos métodos para personas que hayan tenido dos o más infecciones por C. diff.

Por lo tanto, los pacientes deberán decidir, con el asesoramiento de sus médicos, si los beneficios para ellos superarán las desventajas. Otra consideración en esta compleja evaluación será cuánto beneficio obtendrá el público en general al reducir el uso de antibióticos.

Tratamiento de la colitis ulcerosa.

Otra revisión Cochrane (abril de 2023), es quizás menos clara que la de la infección por C. diff. La evidencia sugiere que los trasplantes de heces pueden casi duplicar las posibilidades de controlar la enfermedad en comparación con el tratamiento de control y puede haber poca o ninguna diferencia en la frecuencia de efectos no deseados. Sin embargo, no está claro si existe algún beneficio en la prevención de la recaída de la colitis ulcerosa.

Los estudios de esta revisión Cochrane utilizaron muestras de los donantes de manera muy similar a las del tratamiento de C. diff, aunque un estudio utilizó cápsulas por vía oral. No fue posible decir si las cápsulas fueron más o menos efectivas que otros métodos para recibir el trasplante.

Los autores de esta revisión también buscaron evidencia en personas con enfermedad de Crohn. Sin embargo, faltaron datos, por lo que la evidencia es muy incierta sobre los posibles beneficios y efectos no deseados de los trasplantes de heces en personas con enfermedad de Crohn.

Se están realizando más investigaciones sobre el uso de trasplantes de heces para una variedad de enfermedades diferentes, una de las cuales es la enfermedad del intestino irritable.

Referencia:

https://www.cochranelibrary.com/cdsr/doi/10.1002/14651858.CD013871.pub2/f

Loading

avataravatar

Deja una respuesta

Imprimir
×