Alergia a la penicilina. Una herramienta que puede “desetiquetar” muchos rótulos.

Desde que Fleming cambió la práctica de la medicina con su fortuito descubrimiento de la penicilina en 1928, se han desarrollado diferentes preparaciones de antibióticos a base de penicilina, las amenazas microbianas se han transformado y, desafortunadamente, la alergia a la penicilina se ha vuelto común.

Más del 10% de los pacientes ambulatorios y el 15% de los pacientes hospitalizados reportan alergia a la penicilina.

Con una ocurrencia tan común, el uso predeterminado frecuente es el uso de antibióticos de segunda línea, ya que este enfoque a menudo es más accesible que una evaluación para la alergia a la penicilina.

Aunque el uso de antibióticos de segunda línea debido a la alergia a la penicilina puede ser un hecho común, no debe confundirse con benigno, o incluso de bajo riesgo.

El uso de antibióticos de segunda línea en pacientes con alergia a la penicilina se ha asociado con malos resultados de salud individuales, que incluyen menores tasas de curación, mayores tasas de recurrencia, mayores efectos adversos y mayor mortalidad.

También se ha asociado con problemas vitales de salud pública relacionados con el aumento de los costos de atención médica y la resistencia a los antimicrobianos.

El trabajo de Copaescu et al.(1) utiliza la herramienta validada:

Regla de decisión de alergia a la penicilina (PEN-FAST) en un ensayo clínico aleatorizado que compara la prueba cutánea tradicional de penicilina (PCP) vs un escore directo en pacientes que informan alergia a la penicilina.

Sirve como una base de evidencia firme para que los médicos de atención médica fuera del ámbito de la alergia/inmunología adopten este cambio en entornos apropiados con la capacitación clínica necesaria.

Se utilizó la herramienta PEN-FAST para identificar a los pacientes con bajo riesgo de reacción a la penicilina (puntaje PEN FAST de < 3) y aleatorizó a estos pacientes para someterse a PCP (grupo de control) o un desafío directo (grupo de intervención).

Figura 1. PEN-FAST.

El criterio principal de valoración de este estudio internacional multicéntrico fue una provocación oral positiva a la penicilina.

Se demostró que una provocación directa a la penicilina sin pruebas cutáneas previas no es inferior a la PCP, con 1 de 187 (0,5%) del grupo de intervención y 1 de 190 (0,5%) del grupo de control experimentando una provocación positiva, con una diferencia de riesgo de 0,0084 % (IC 90 %, −1,22 % a 1,24 %).

El análisis también demostró que el desafío directo tomó menos tiempo y tuvo un perfil de seguridad y eficacia similar en comparación con PCP. Aunque un ensayo clínico aleatorizado anterior tuvo hallazgos similares, el presente estudio es superior en función de su tamaño de muestra más grande, el uso de una herramienta de detección validada y la inscripción multicéntrica y multinacional.

Como afirman Copaescu y col. en la discusión de su artículo, los parámetros de práctica reciente de alergia a medicamentos recomiendan considerar un desafío directo en adultos, pero esta fue una recomendación condicional con evidencia de baja calidad.

El estudio actual debe cambiar la práctica para pasar a desafíos directos en adultos de bajo riesgo en lugar de PCP, lo que permite que más evaluaciones de alergia a la penicilina sean completadas por médicos no especializados en alergia/inmunología.

La herramienta PEN-FAST es una ventaja distintiva de este estudio y es fundamental para la aceptación entre los profesionales de la salud con menos experiencia en evaluaciones de alergia a la penicilina.

Se sabe que falta conocimiento sobre la alergia a la penicilina en los profesionales de la salud, pero son muy pocos los especialistas en alergia/inmunología que hace imposible combatir la alergia a la penicilina solo a través de estos canales.

El PEN-FAST ha sido validado en múltiples estudios, por lo que esencialmente ha sido preaprobado por expertos en alergias a medicamentos, y su accesibilidad y facilidad de uso evita la preocupación por la falta de conocimiento entre los profesionales de la salud.

Ya está disponible en calculadoras médicas en línea y podría usarse en apoyo a decisiones clínicas en registros electrónicos.

El entorno de hospitalización es un área óptima para instituir desafíos directos guiados por PEN-FAST fuera de la supervisión de expertos. Este entorno tiene la mejor evidencia para optimizar el uso de antibióticos, disminuir los efectos adversos y contener los costos con el desetiquetado de la alergia a la penicilina.

Además, los pacientes hospitalizados tienen tiempo para someterse a desafíos y tienen un nivel básico de supervisión.

Dados los datos de seguridad tranquilizadores proporcionados en este estudio, no se requiere un nivel más alto de atención o enfermería 1:1 para instituir este cambio.

Referencia

JAMA Intern Med. Publicado en línea el 7 de agosto de 2023. doi:10.1001/jamainternmed.2023.3936

(1) https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/article-abstract/2806976

Loading

avataravatar

Deja una respuesta

Imprimir
×